27 ago. 2010

La Sole y El Chaqueño rindieron su homenaje

Dos de los artistas más convocantes del folclore nacional, engalanaron el escenario mayor de la celebración.

Con la consigna de celebrar el 198 aniversario del Exodo Jujeño, la comunidad se reunió en la cancha del Rim 20, para disfrutar de dos jornadas artísticas donde brilló el talento de los folclóristas locales junto a Soledad Pastorutti y al Chaqueño Palavecino.

Congregados en el predio deportivo, los espectadores corearon las piezas propuestas por todos los grupos enarbolados en nombre de nuestro pueblo que llevó a cabo la gesta patriótica en el 1812.

El cancionero popular jujeño se vio representado a través de los artistas de nuestro medio que ofrecieron el mejor folclore desde un imponente escenario dotado de tres pantallas gigantes y una iluminación que brindaban un vivo espectáculo visual.

Así, todo estaba preparado para que los artistas presenten diversos ritmos mediante repertorios en los que brillaron las composiciones de autores locales y nacionales.

La propuesta fue escuchar en dos días el arte de referentes locales como Norte y Sur, Los Copleros, Los Izquierdos de la Cueva, Diableros, La Cantada, Los de Jujuy, Maryta de Humahuaca, Tukuta Gordillo y Los Hermanitos Tolaba, Rogelio Ciares, Los Amigos de Ricardo Vilca, Tomás Lipán, Daniel Vedia y Los Tekis quienes se constituyeron en la antesala para el gran espectáculo de Soledad Pastorutti.


Desde las 22 y, con una cantidad exorbitante de público, la artista salió a escena para apoderarse del espectáculo con una energía que se inició en los primeros acordes de la chacarera "La Vieja", aplaudida por el público multigeneracional.

Con el poncho al viento, "A don Ata" provocó dinámico entusiasmo en una concurrencia envuelta de aplausos que recordaba los primeros años de "La Sole".

Luego, "Entre a mi pago sin golpear" también se imprimió en el canto colectivo y, acompañada de la enérgica voz de la artista, dio pié para que el chamamé matice la gala con ritmos litoraleños desde el acordeón.

Con la gran concurrencia coreando el repertorio elegido en la oportunidad, salió a escena Natalia Pastorutti, quien acompañó a Soledad en el canto a la esperanza y al amor malogrado.

Una de ellas fue "Nunca me fui" que describió su letra cargada de profundo significado en la vida de las artistas, detallando las alegrías de anécdotas ancladas en su infancia compartida.

Por último, juntas cantaron "Lejos de ti", "Aquél bahiano" y "Tren del cielo" con vívido entusiasmo y baile de particular estilo saludando con un "hasta siempre" al auditorio jujeño. [...]

Fuente: El Tribuno

Dejá tu comentario