3 oct. 2008

Rivadavia celebró sus 98 años de vida

En un cálido acto los rivadavienses festejaron un nuevo año de la creación del Partido. Se escucharon palabras de homenajes a los primeros pobladores y un mensaje de fuerte compromiso con el futuro. Fue una jornada teñida por el júbilo y el entusiasmo.

Rivadavia sigue a través del tiempo escribiendo nuevas historias, esas historias que llevan en la sangre los pueblos del interior del país, y que como tales, tienen un sello particular grabado en los ojos de su gente.

Al cumplir el partido de Rivadavia 98 años de vida, se ve que esa historia cada año se va enriqueciendo, y que aquel pueblo que algunas vez comenzó a echar raíces, hoy ya se está convirtiendo en un lugar en el mundo de estructuras inmensas, de casas arquitectónicamente modernas, de calles que cada día son más transitadas, de espacios que cada vez quedan más chicos, y de tantos factores que hacen ver, que el pueblo va creciendo.

Camino al Centenario del Partido y al bicentenario de la Patria, la historia se empieza a escribir diferente, se comienza a vivir diferente, se piensa en ello y se eriza la piel de sólo saber que podremos vivirlo, como se vivieron cada uno de los acontecimientos del 98 aniversario del partido de Rivadavia.

La fiesta

[...] Se entregaron también 100 escrituras de casas de barrio que aún no contaban con la misma, para más tarde, cumplirse con un sueño más que anhelado por todos, principalmente por la gente del CEF Nº 45, que desde el martes cuenta con la casa propia, tras la inauguración del Polideportivo Guillermo "Manchita" Vitores, lugar que alberga a más de 7 mil personas y en donde Soledad Pastorutti dio el broche de oro a tanta festividad ante un marco que contaba más de 6 mil personas.


Fiesta, algarabía, día de júbilo, encuentro y salidas con los amigos y en familia eso es esta fiesta.

Eso es cada cumpleaños del pueblo o el partido en Rivadavia, es más que un motivo para festejar, es un motivo para seguir escribiendo la historia nuestra de cada día. Continuación de la escrita por nuestros mayores. [...]

Dejá tu comentario