6 abr. 2008

Las estrellas llegaron a caballo

CABALGATA DE LA FE
Soledad y los periodistas Mónica Gutiérrez y Luis Ventura fueron los invitados de lujo a la caravana.

­Sentada a una de las mesas de los restoranes de Vallecito, Lucy Campbell pasó casi desapercibida para la gran multitud reunida en torno a la XI Cabalgata de la Fe. Sin embargo, esta mujer rubia que hoy camina con difultad, fue hace 33 años "la" estrella local que encarnó justamente a la Deolinda en "Difunta Correa", uno de los filmes más importantes que dio el cine sanjuanino en 1975, realizado por Hugo Reynaldo Mattar, por entonces su marido.

Como una turista más, Lucy contempló el paso de los miles de jinetes, entre los que se contaban la cantante Soledad Pastorutti, la periodista Mónica Gutiérrez y el conductor y productor Luis Ventura, invitados de lujo para esta edición.

Levantados desde las 4 aproximadamente para tomar el vuelo de las 6.55 a San Juan, Mónica y Luis llegaron juntos en una camioneta hasta la Quebrada de las Flores, la primera con su marido Alejandro Gawiansky; y el segundo, con su socio Omar Rinaldi.

Ventura -amigo del fotógrafo jachallero Roberto Ruiz, a quien ayudó a promocionar su gigantografía del Valle de la Luna- aprovechó el momento para elogiar la belleza de la reina y la virreina del Sol, Natalia Pelleriti y Andrea Sánchez, respectivamente, a quienes invitó a desfilar en la fiesta Paparazzi que realizará el 16 de mayo en Luna Morena. "Estas bellezas tienen que estar en la revista", expresó.

Soledad Pastorutti y Mónica Gutiérrez

Soledad Pastorutti y Mónica Gutiérrez se saludaron y tuvieron tiempo de charlar durante la travesía.


Los dos periodistas conocieron a los caballos que montarían unos minutos antes de subirse, y Mónica se mostró mucho mas avezada en el tema que Ventura, quien admitió no conocer mucho de caballos.

Cuando la columna estaba en la cumbre de la Cuesta de las Vacas, Soledad descendió del helicóptero provincial y se sumó a travesía al lado del gobernador José Luis Gioja, quien metros antes de llegada al santuario le entregó una bandera argentina.

A diferencia del "Chaqueño" Palavecino el año pasado, Soledad no asistió al almuerzo preparado para visitantes, periodistas y organizadores en la "bóveda" de Vallecito, por lo que no pudo recibir el regalo de los ponchos sanjuaninos que lucieron Mónica y Luis; y tampoco le pudieron entregar las llaves de la ciudad de Caucete, que guardaron los concejales hasta la noche de ayer.


Fuente: Diario de Cuyo

Dejá tu comentario