6 ago. 2010

Tras dos meses, Soledad regresó a los escenarios en la Fiesta Nacional del Maíz

La cantante brindó una conferencia de prensa tras el recital en Porteño.

La voz potente, la postura firme, la sonrisa permantente, y el poncho siendo revoleado. Volvió Soledad Pastorutti a los escenarios, luego de una ausencia justificada por maternidad, y lo hizo en la Fiesta Nacional del Maíz.

En conferencia de prensa, dijo que volver "se siente muy lindo para el que lleva en el alma el canto".

La cantante brindó un show de una hora y media en el Club Porteño, convocando a sus fans de distintos puntos del país. Las personas que no pudieron ingresar por razones de factor ocupacional, pudieron seguir el recital en pantallas gigantes.

Soledad presentó un repertorio que fue del folclore al romántico. No faltaron sus clásicos, pero se incluyó una versión de "Tu Cárcel" de Marco Antonio Solís, por ejemplo.


Después del recital, Soledad recibió a los medios de prensa presentes en Porteño.

En lo que respecta al regreso después de poco más de dos meses por el nacimiento de su hija Antonia, la cantante dijo: "No es mucho para nosotros porque estamos acostumbrados a tocar todos los días. Se siente muy lindo para el que lleva en el alma el canto. Yo canto en mi casa todo el tiempo, no es que espero a subirme al escenario. Canto en el baño, en el auto cuando voy manejando. Me gusta cantar y de verdad que nací para cantar y gracias a Dios, tengo el privilegio de que el público me acompañe. Si no hubiese sido así cantaba en mi casa o donde sea", sostuvo.

Cuando se le preguntó que le quedaba por hacer en la vida, Soledad respondió: "Creo que después de haber tenido un hijo, quizás tener más hijos. Yo creo que te cambia mucho. Por ahí sueno muy reiterativa pero creo que eso fue lo más importante que me pasó en la vida y si pudiese repetirlo lo repitiría. A partir de ahí el resto es... no se... no quiero decir que es menos importante. Es como que cambia de color. Si algo no sale como uno esperaba, no pasa nada. Son cosas que se superan. Lo que no me hubiera perdonado nunca es no tener esta oportunidad. Gracias a Dios que me mandó un bebé, porque la decisión no es mía, pero puse el deseo de mi parte y acá estoy".

Dejá tu comentario